2016-06-24

El mejor inventario es el que no se tiene…

¿Cómo? ¿Y de qué vivimos nosotros? Esto o algo parecido me dijo mi amigo y entonces alumno Pablo, director comercial de una empresa de recambios. Y no le faltaba razón. Necesitamos inventario, a pesar de TPS y teorías similares que nos apuntan hacia el ideal, pero que son Pepitos Grillos en los hombros de todo Gestor Industrial. Necesitamos inventarios porque la demanda es en ocasiones no solo aleatoria, sino errática, necesitamos inventarios porque el lote unitario está bien para artículos de alto valor, pero a ver quién hace lotes unitarios de tornillos. Necesitamos inventarios porque tenemos que desacoplar fases de la cadena integral de suministro: proveedor-productor-cliente, ya sean internos o externos, necesitamos inventarios porque hay obsoletos, necesitamos inventarios porque…(y aquí me paro, podía consumir el post sólo con esto)

Pero de ahí a justificar las bondades del inventario va un mundo. Digamos que es un mal necesario porque no somos perfectos. Hace ya unos cuantos años, una empresa presumía de su almacén automático para la gestión de su inventario de materias primas (muchas, la verdad). Decía el entonces mi jefe, un belga que era un adelantado en esto que ahora llamamos Supply Chain Management, que si esos millones invertidos en la automatización se hubieran invertido en evitar tener el inventario, otro gallo le cantaría a la empresa. Y por ahí es por donde voy.

He estado hace un par de semanas en Logistics-2015. Curioso, el 50% de los expositores nos enseñaban soluciones para manejar o gestionar el inventario. Pero solamente un par de consultoras y empresas de software (chiflados ellos…) daba algún consejo que otro para optimizarlo.

Me temo que aún no hemos aprendido. No es necesario nadar en stock para satisfacer la demanda de nuestros clientes. De hecho, esa es la forma más fácil y cara de arruinarse. Lo  bonito y divertido es implantar soluciones para aumentar flexibilidad en la cadena de suministro, mejorar los flujos de información, optimizar los flujos físicos, etc. etc. etc. Alguno me dirá que eso es más caro. Es discutible, aunque posible, pero el coste de posesión del inventario lo es aún más. Y seguimos sin quererlo ver.

Me decía el otro día mi amiga María que en su sector (me vais a permitir que no diga cual es) es normal tener 60 días de producto terminado. ¡Uf! Aunque no es de su sector, Pablo sería feliz allí.

Manuel Manso

www.m4uconsulting.com

Admin - 09:19:26 @ General | 1 comentario

  1. avisos economicos

    2016-12-13

    Muchas empresas ensambladoras han puesto a funcionar el sistema JIT (Just In Time) para lograr tener inventarios que son casi cero a cambio de una organización de proveedores cercanos a la planta uqe entregan los componentes en el momento justo que se necesitan y en el lugar correcto de la línea de ensamblaje, de esa forma se logra el producto final ensamblado sin necesidad de tener inventarios ni almacenes. Esto no se puede implantar tal cual en un negocio de ventas que necesita tener un stock de acceso inmediato porque no sería válido hacer esperar al cliente mientras el provvedor trae lo que se le va avender, debe haber un inventario mínimo junto con un proceso JIT por parte de los proveedores que se dispare en el momento en que la cantidad mínima de stock se alcance, de forma que lleguen del proveedor los suministros antes de que esa cantidad mínima se acabe. Esto es una combinación de inventario mínimo y JIT que no debe ser difícil de implantar con ayuda de software y de un inventario muy sencillo y queno va a estar muy abultado en cantidades que lleve el seguimiento en tiempo real de las cantidades disponibles para lanzar los pedidos cuando sea necesario. Eso simplifacaría mucho el control de inventarios, no creen?

Agregar comentario

Fill out the form below to add your own comments



 
Llamada
Email
Acerca de