2016-06-24

Comprar y “descomprar”. No es lo mismo…¿o si?

Sé que este post no me va a hacer muy popular que digamos entre algunos directores de compras. Es más, alguno que me seguía me tachará de la lista. Pero, lo siento, no puedo evitarlo.

Hace unas semanas, tras observar el elevado volumen de obsoletos en el inventario de una empresa en la que estaba haciendo una auditoría de su Supply Chain, y dentro de las reuniones habituales con los responsables de la misma, pregunté cómo hacía el departamento de aprovisionamiento para “descomprar” (me va a matar la RAE) y cuáles eran los resultados de esas acciones. Aún recuerdo la cara del responsable que tenía enfrente. ¿Descomprar? ¿Qué es eso? Bueno, respondí, pues resulta que, como ni las previsiones de la demanda son perfectas ni los pedidos de los clientes todo lo estables que debieran y como además hacemos frecuentes ajustes de inventario, los pedidos a proveedores que tenemos de semanas anteriores hay que cancelarlos o atrasarlos, parcial o totalmente. Si no lo hiciéramos, traeríamos material que no necesitamos…y excesivo u obsoleto al  canto.

Pero, ¿por qué tiene compras que hacer eso? Si es un fallo de planificación, ¡que lo arreglen ellos! ¡El objetivo de compras es traer el material al mejor coste posible!

Error. Típico de algunas empresas, normalmente de tamaño tirando a grande, en donde compras es aún una función “staff”, común a un montón de divisiones y ciega a la demanda del cliente. Ciega además a los plazos y ciega a los requerimientos de flexibilidad del cliente. Lo malo es que, en la industria tradicional, el valor de los materiales suele superar el 70% del coste de la venta, con lo que estos desajustes traen consecuencias importantes en la cuenta de resultados.

Y ahora voy a lo impopular. Estas empresas, dado el volumen que representa el aprovisionamiento, deciden que compras es una dirección independiente del resto, con reporte a la dirección general y con claro (y casi único) objetivo de reducción de coste. ¡Faltaría más! Pues no. Para que la Cadena de Suministro esté engrasada, compras debe ser un eslabón en la misma, y hacer suyas todas las consideraciones de plazos, riesgos, flexibilidad, etc. que sean necesarios para garantizar el mejor cumplimiento de entregas al cliente. Y esto sólo se consigue subordinando los aprovisionamientos a la gestión de la Supply Chain. Y para eso, no solo hay que comprar, hay además, entre otras muchas cosas, que “descomprar”.

Para los que no estén de acuerdo, hay una forma de evitarlo: conseguir flexibilidad máxima en los proveedores, aún a costa de incrementar precio (y suele valer la pena). Pero eso va en contra de los objetivos de muchos departamentos de compras…

Y para los disconformes, si habéis llegado hasta aquí, es posible que después de todo no me tachéis de la lista. Ya me diréis.

Manuel Manso
www.m4uconsulting.com

Admin - 09:22:58 @ General | Agregar un comentario

Agregar comentario

Fill out the form below to add your own comments



 
Llamada
Email
Acerca de